REFLEXIONES

LA GALLINA DESESPERADA

En una de sus reuniones, Stalin solicitó que le trajeran una gallina. La agarró fuerte con una mano y con la otra empezó a desplumarla.