Miércoles 8 de Diciembre de 2021

GENTE

13 de junio de 2021

Juan Chico, el historiador que logró mantener viva la historia de Napalpí

Fue docente, poeta, y "orgullosamente" albañil. Luchador incansable de la causa indígena y miembro del pueblo qom. Expresiones de dolor en los distintos ámbitos.

Causó sorpresa y un inmenso dolor en distintas instituciones tanto públicas como no gubernamentales, la partida de Albino Juan Oscar Chico tras luchar varios días contra la COVID-19.

 

Juan Chico era historiador, escritor, poeta, docente y como aseguró en diálogo con NORTE el escritor Francisco “Teté” Romero, “orgullosamente” albañil. Actualmente se desempeñaba además como director nacional de Tierras (INAI).

Falleció a los 44 años en la noche del sábado dejando un vacío gigantesco en las causas indígenas que tanto defendía y dedicó toda su vida. La más importante, desnudar lo que pasó con la Masacre de Napalpí.

Voces como la del gobernador Jorge Capitanich, el mencionado Romero, la titular del Instituto de Cultura Mariela Quirós, la Fundación Napalpí, periodistas, compañeros, amigos, inundaron las redes sociales con incredulidad.

"Con profundo dolor damos este comunicado. Tenemos el alma conmovida. Se nos fue Juan Chico. Luchador incansable que se sembró en quienes tomamos el desafío de militar la causa indígena”, comunicó en sus redes la Fundación Napalpí en las primeras horas del domingo.

 

Es que su libro “Las voces de Napalpí”, es un texto fundamental para todo ciudadano chaqueño y argentino que quiera conocer a fondo los por qué ocultos de nuestra historia contemporánea. En dicha obra literaria, el historiador busca reconstruir las voces de las víctimas de la Masacre de Napalpí, ocurrida el 19 de julio de 1924 en lo que hoy se conoce como Colonia Aborigen.

 

Para Chico los asesinados en aquella masacre fueron al menos 700 personas (mucho más de los 200 que mencionan los diarios de la época) y valorizó que en Chaco se hable cada día más de la masacre de indígenas.

 

Siempre luchador, era crítico de la baja relevancia que las autoridades daban al episodio. Había sostenido que “Argentina ha avanzado mucho respecto de los derechos humanos, pero pareciera que los indígenas tenemos derechos humanos de segunda, parte de la sociedad nos sigue considerando inferiores y nuestro genocidio sigue invisibilizado”.

 

Con el tiempo, fue clave su trabajo para avanzar en la visibilización de lo que ocurrió en Napalpí, y en otras causas como la preservación de la lengua qom, así como las costumbres y tradiciones originarias.

Un proyecto trunco

En diálogo con NORTE, el titular de la librería Contexto, Rubén Duk, comentó que “Juan Chico tenía detrás de sus textos la lucha por la verdad y la defensa del pueblo indígena. En la última charla que tuvimos habíamos acordado reeditar siete libros infantiles ilustrados que tenía en versión bilingüe. Empezamos a trabajar, pero luego me enteré que había quedado internado y que tristemente falleció”.

“Como homenaje y con el compromiso de aquella última charla nos estamos poniendo en contacto con la Fundación Napalpí y su familia, para proponerles continuar con esa iniciativa para continuar con su legado en esos siete libros infantiles que tenían que ver con su cultura, creencia y todo lo que refería a los pueblos indígenas. Estaba en su esplendor y fue un amigo muy inquieto y lúcido”, recordó Duk.

"Es el mejor historiador que parió el Chaco"

Por su parte, ex ministro de Educación provincial, Francisco “Teté” Romero, publicó unas palabras en redes sociales que ratificó en diálogo con este matutino.

“Juan Chico fue y es el mejor historiador que parió el Chaco en estas últimas décadas, porque por él llegamos a las y los sobrevivientes de las masacres de Napalpí y del Zapallar. Por él entendimos que el genocidio no es un hecho del pasado, sino que sigue siendo”, manifestó.

 

A raíz de eso, recuerda: “Conocí a Juan a fines de 2007. Era albañil y estaba orgulloso de serlo. Quería ser historiador. Y vaya que lo fue. Y vaya que se tragó la vida para serlo. Era mucho menor que yo, pero fue y es mi Maestro. Cuando se fue Melitona Enrique me dijo que la pensara como una mujer estrella. Solo puedo escribir ahora que Juan fue y es pare mí un hombre estrella, un hermano cuya huella continuar”.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Norte.

COMPARTIR:

Comentarios