Jueves 25 de Julio de 2024

20 de febrero de 2024

COMPLETITO: SENA, ACUÑA Y GOMEZ TRATA DE PERSONAS

Los procesamientos fueron dictados por el Juzgado Federal N°1 de Resistencia, tras el pedido del fiscal federal Patricio Sabadini, en el marco de una denuncia de la Fundación Madres de Plaza de Mayo realizada en 2010.

Este martes, el Juzgado Federal N°1 de Resistencia resolvió que los líderes piqueteros, Emerenciano Sena, Marcela Acuña y Quintín Gómez sean procesados sin prisión preventiva por "trata de personas con fines de explotación laboral mediando engaño, violencia, amenazas y abuso de una situación de vulnerabilidad, calificado por haber sido cometido por tres o más personas y por el número de víctimas". 

Esto se da en el marco de la causa caratulada "Sena, Emerenciano y otros S/Defraudación contra la Administración Publica, Infracción Art. 145 Bis - Conforme Ley 26.842 Y Infracción Art. 145 Ter - Conforme Art 26.  Ley 26.842", que tiene como denunciante a la Fundación Madres de Plaza de Mayo. 

La causa surgió en 2010, cuando el ex apoderado de Madres, Sergio Schoklender denunció al dirigente piquetero Emerenciano Sena -quien se encontraba al frente del programa "Sueños Compartidos"- por someter a la servidumbre a las personas que trabajaban en un predio ubicado sobre la Ruta 11.

De las denuncias realizadas por 33 trabajadores surgen en el mes de septiembre del año 2008, cuando estas personas fueron contactadas por el dirigente del movimiento "MTD 17 DE JULIO" Emerenciano Sena, por su pareja Marcela Acuña y por Osmar Quintín Gómez, con la promesa de que tendrían una casa propia y un trabajo estable en la construcción de unidades habitacionales en el predio "Ex Campo de tiro" situado en Avenida San Martín al 3500 de esta ciudad de Resistencia.

Todo esto, en el marco del programa habitacional "Sueños Compartidos" de la Fundación Madres Plaza de Mayo celebrado entre la Provincia del Chaco -Ministerio de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos- representado por Omar Judis y la Fundación Madre de Plaza de Mayo- representada por su apoderado Schoklender. 

El expediente nunca avanzó y, años después, el caso se reactivó tras conocerse el caso Cecilia Strzyzowski, en el que Emerenciano Sena y Marcela Acuña se encuentran imputados como coautores del femicidio. En tanto, Osmar Quintín Gómez también se encuentra actualmente detenido por un caso de supuesto abuso sexual.

 

RELATO DE LOS DENUNCIANTES 

Según el documento al cual, accedió Diario TAG, los denunciantes relataban que, al ser contactados por Sena, Acuña y Quintín, para trabajar en la obra Sueños Compartidos, estos les prometieron trabajo registrado y una casa, les dijeron que a través de este proyecto de obra accederían a viviendas propias que ellos mismos iban a construir.

Es así, que también declararon que las primeras semanas en las que arrancó la obra, la relación laboral fue buena, recibieron herramientas y ropas de trabajo. Durante la jornada laboral tenían descansos para comer, desayunar/almorzar o merendar de acuerdo a los turnos que tenían.

Sin embargo, "luego todo cambio, Emerenciano Sena, Marcela Acuña y Quintín Gómez empezaron a no respetar la jornada laboral de 8 horas, no los dejaban retirarse del lugar hasta que no terminaran sus trabajos". Y también, cuentan que el mismo Sena solía colarse en el portón y a los gritos ordenar que coloquen un candado para que nadie salga del predio, diciéndoles, además, que si alguien se iba al día siguiente no podría volver a ingresar.

La jornada laboral arrancaba alrededor de las 06:30 o 07 horas de la mañana con una asamblea organizada por Sena, Acuña y Quintín allí se daban las directivas y luego se colocaba el candado en el portón, siendo este ingreso controlado por una guardia de personas que pertenecían al movimiento. Llegaron a tener jornadas laborales de más de 16 horas diarias conforme los testimonios brindados y trabajaban de lunes a lunes, no había feriados, ni días de descanso.

El salario dependía de la función que cumplían en la obra, el mismo rondaba aproximadamente entre los 700 y 1500 pesos quincenales, sin embargo, parte de ese dinero debía ser entregado a Sena, Acuña y Quintín, para la compra de mercadería, alimentos, herramientas, para hacer gorras, banderas y camisetas para el movimiento, también debían aportar dinero para conformar un fondo de asistencia para los compañeros que no tenían, a algunos les hacían firmar los recibos de sueldo  por la suma de $ 1500 y solo les entregan $ 1000.

Para el Ministerio Público Fiscal, los tres imputados "sometían a los obreros a gritos y amenazas constantes, malos tratos, insultos, les decían que, si no les gustaba, que se vayan, que había mucha gente que quería trabajar y que no volvieran a contradecirlos porque ya sabían lo que les iba a pasar, que no reclamen dinero porque parecían prostitutas".

Finalmente, la investigación podría ser el delito precedente al supuesto lavado de dinero, delito que podrían imputarle, por los $ 6.058.190 millones encontrados en su casa ubicada sobre la calle Santa María de Oro al 1.400, al matrimonio Sena el día del allanamiento por la causa de Cecilia Strzyzowski.



COMPARTIR:

Comentarios